Depresión postparto

El nacimiento de un bebé puede desencadenar una cascada de fuertes emociones, sentimientos de alegría, de miedo o incluso de ansiedad. Pero también puede resultar en algo mucho más grave e incapacitante como la depresión posparto. Es una depresión de moderada a intensa en una mujer después de que ha dado a luz y se puede presentar poco después del parto o hasta un año más tarde. La mayor parte del tiempo ocurre dentro de los primeros tres meses después del parto.

Causas.- Las causas exactas de la depresión posparto se desconocen. La depresión posparto no ocurre por algo que una madre hace o deja de hacer. Después de dar a luz, los niveles de hormonas en las mujeres bajan rápidamente. Esto genera alteraciones químicas en el cerebro que pueden provocar cambios en el estado de ánimo. Entre las causas más habituales de su aparición podemos citar:

Los cambios físicos. Además de los cambios anatómicos que se experimentan durante el embarazo y después del parto, una dramática caída de las hormonas (estrógeno y progesterona) puede contribuir a la depresión posparto. Otras hormonas producidas por la glándula tiroides también pueden caer en picado, lo que puede provocar sensación de cansancio y agotamiento. Los cambios en la presión arterial, el sistema inmunológico y el metabolismo pueden contribuir a la fatiga y a los cambios de humor.

Los factores emocionales. Cuando estás privada de sueño y abrumada, es posible que tengas problemas para manejar incluso los problemas más pequeños. La madre puede estar ansiosa acerca de su capacidad para cuidar de un recién nacido. Puede llegar sentir que ha perdido el control sobre su vida porque tiene menos tiempo y libertad para ocuparse de sí misma. Cualquiera de estos factores puede contribuir a la depresión.

Influencias del estilo de vida. Son muchos los factores de estilo de vida que pueden conducir a la depresión posparto, entre ellos un bebé exigente o hermanos mayores, dificultad para la lactancia materna, problemas financieros o incluso la falta de apoyo de la pareja u otros seres queridos.

Se pueden tener mayores probabilidades de experimentar depresión posparto si: 1) Se es menor de 20 años. 2) Si se es consumidora de tabaco, alcohol u otras sustancias psicotrópicas (además de los serios riesgos que ese consumo ocasiona en la salud del bebé). 3) Fue un embarazo no deseado o se tuvieron sentimientos contradictorios acerca del mismo. 4) Si tuvo depresión, trastorno bipolar o trastorno de ansiedad antes del embarazo o en un embarazo anterior. 5) Vivió un hecho estresante durante el embarazo o el parto, por ejemplo, una enfermedad, muerte o padecimiento de un ser querido, un parto difícil o de emergencia, un parto prematuro o una enfermedad o anomalía congénita en el bebé.

Síntomas.- Los sentimientos de ansiedad, irritación, tristeza con llanto e inquietud son comunes en las dos primeras semanas después del embarazo. Estos sentimientos a menudo se denominan depresión posparto o «tristeza posparto». Casi siempre desaparecen pronto, sin necesidad de tratamiento.

La depresión posparto puede ocurrir cuando la tristeza posparto NO desaparece o cuando los signos de depresión comienzan uno o más meses después de dar a luz. Los síntomas de depresión posparto son los mismos que los síntomas de la depresión que ocurre en otros momentos en la vida. Junto con un estado anímico triste o deprimido, entre los más habituales podemos destacar:

En el caso de la depresión leve los síntomas duran sólo unos pocos días y suelen incluir: cambios de humor, ansiedad, tristeza, irritabilidad, llanto, disminución de la concentración y dificultad para dormir.

En cuanto a la depresión posparto normalmente incluye los síntomas ya mencionados pero de forma más intensa y más duradera, llegando a interferir con la capacidad de la madre para cuidar de su bebé y enfrentar otras tareas cotidianas, y pudiendo durar hasta varios meses. Además se añaden otros síntomas como: pérdida del apetito, insomnio, fatiga, pérdida de interés en el sexo, sentimientos de vergüenza, sentimientos de inutilidad o culpa, rechazo del bebé o pensamientos autolíticos.

Cómo afrontar la depresión posparto: La depresión posparto no es una condición clínica que pueda ser superada generalmente sin ayuda, por eso es importante acudir a un profesional de la salud ante cualquier indicio de depresión. No obstante es posible hacer algunas cosas que contribuirán sin duda a acelerar la recuperación:

Toma decisiones de estilo de vida saludables. Incluye la actividad física, como un paseo con tu bebé, en la rutina diaria. Toma alimentos saludables y evita el alcohol y los excitantes.

Establece expectativas realistas. No te presiones a ti misma para hacerlo todo bien y  de inmediato. Escala tu vuelta al hogar. Haz lo que puedas y deja el resto. Pide ayuda cuando la necesites.

Toma un tiempo para ti misma. Si sientes que el mundo se hunde a tu alrededor, toma algún tiempo para ti misma. Vístete, sal de la casa y visita a una amiga o aprovecha para hacer cualquier recado. También puedes programar un tiempo a solas con tu pareja.

Responde positivamente. Cuando nos enfrentamos a una situación negativa, debemos centrarnos en mantener los pensamientos positivos. Incluso si una situación no deseada no cambia, puedes cambiar la manera de pensar sobre ella y en consecuencia tu respuesta a la misma.

Evita la soledad. Habla con tu pareja, familiares y amigos sobre cómo te sientes. Pregunta a otras madres sobre sus experiencias. Pregunta a tu médico acerca de grupos locales de apoyo para las nuevas mamás o mujeres que sufren depresión posparto. La Terapia Cognitivo Conductual suele tener buenos resultados en el tratamiento de la depresión posparto.

Recuerda que la mejor manera de cuidar de tu bebé es cuidar de ti misma.

Como complemento a este articulo y de gran valor práctico para aquellas personas que estén interesadas, ofrecemos el envío de una Guía de Auto ayuda editada por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, que bajo el título “Afrontar la depresión posparto”, desarrolla toda una serie de consejos y recomendaciones para detectar, afrontar y superar con éxito este problema tan común y a menudo tan incapacitante. Solo tienes que solicitarla en la dirección de correo electrónico info@gabinetepsicologicolasaguilas.com